Actividades

En el primer componente se realizaron estudios de vulnerabilidad al cambio climático de diversos recursos de la pesca y acuicultura; y proyecciones de las condiciones oceanográficas y biológicas del mar peruano, incluyendo la biomasa y distribución de la anchoveta, hasta el año 2100, basadas en modelos y bajo escenarios de cambio climático. Se destinaron recursos para el fortalecimiento de las capacidades del IMARPE, tanto en la capacitación de recursos humanos, como en aspectos tecnológicos.

Figura 1. Fase de lanzamiento del primer despliegue del glider realizado en un área de 75 millas frente al Callao. Febrero – 2018

Estos últimos incluyen la adquisición de un cluster computacional de alto rendimiento para el modelamiento numérico, así como un vehículo submarino autónomo (glider), que permitirá fortalecer la vigilancia en tiempo casi-real de las condiciones físico-químicas del mar hasta los 1000 m de profundidad.

Figura 2. Clúster computacional de alto rendimiento del Laboratorio de Modelado Oceanográfico, Ecosistémico y del Cambio Climático del Instituto del Mar del Perú (LMOECC- IMARPE). En la pantalla se aprecia una salida del modelo oceánico ROMS.

 

En el segundo componente se condujeron estudios que aportaron al desarrollo de programas y políticas nacionales para el manejo integrado de zonas marino-costeras, así como para la preparación de planes locales de manejo costero integrado, particularmente para las zonas de Huacho e Ilo. Además se llevó a cabo una intensa campaña de divulgación y concientización en temas de emprendimiento, formalización y buenas prácticas pesqueras extractivas, dirigidas a pescadores artesanales de la zona de Huacho y otras áreas costeras.

Figura 3. Sección vertical de la temperatura (°C) promedio entre 7° S y 13 °S en la simulación de clima actual (años 2006-2015, izquierda) y de clima futuro bajo el escenario RCP8.5 (años 2091-2100, derecha).

 

En el tercer componente se diseñó una intervención de innovación tecnológica orientada a mejorar la selectividad de la red de cerco para reducir las capturas de juveniles de anchoveta o de recursos no objetivo en las zonas costeras, a fin de reducir la vulnerabilidad del recurso, al tiempo de mejorar la calidad del producto para el consumo humano directo. Para ello se desarrolló una estrategia participativa con un fuerte componente de capacitación y retroalimentación en base a las experiencias en las pruebas de campo